Este modelo, predominante en todas las civilizaciones antiguas, está basado en la observación. La Humanidad se ha fijado desde siempre en que todos los eventos que rigen la vida se repiten periódicamente: las fases de la luna, las estaciones, el día y la noche, la rueda del zodiaco, esto es, el movimiento de las estrellas y muchos de los fenómenos biológicos.

Si nos fijamos en los calendarios que nos han dejado culturas como los Mayas o los Aztecas o el llamado Zodiaco de Déndera en Egipto, son calendarios circulares. Estos calendarios son sumamente complicados (solo en Egipto había tres calendarios concomitantes), pero a la vez son sumamente precisos.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad